Translate

miércoles, 26 de diciembre de 2012

domingo, 16 de diciembre de 2012

NUEVA ANTOLOGÍA
2012
Se presentó el pasado viernes ante mucha gente, muchos escritores noveles, fue muy grato.
Si lo ven en alguna librería.. avisen! jaja .. y si pueden, y quieren, cómprenlo.
un saludo, marcela.
 

lunes, 10 de diciembre de 2012

 
DEBUT MUSICAL
 



BAJO EL AGUA 

Llegó el día, tan ansiado como temido. Estábamos convocados tempranito para los ensayos y ajustes de último momento.
Yo vivo cerca, sin embrago el viaje desde casa fue eterno, demoré en cuanto sitio pude detenerme: estación de servicio, kiosco, panadería... quería a toda costa retrasar aquello. Pero todo llega.
Pura novedad, teatro vacío, un flaco allá arriba de una escalera acomodando “tachos” (luces), otro probando sonido, cables x todos lados y un murmullo incesante entre penumbras… “vos entrás primero”... “te parece así?”… “mirá, qué vestido va mejor?”… “rápido chicos, no se demoren”… “nnnn nnnni biri biri bí”… “concentrados por favor!” … “acá hay caramelitos de propóleo”… “me prestás tu rímel? gracias”…
Mi cabeza era un bombo, desafinado; mis temores eran tantos que llegué a dudar si tenía sentido seguir allí, sentía calor y a la vez el aire acondicionado me estaba dejando cada minuto más afónica. Mi ensayo fue apabullante, por lo malo, el pianista tocaba y tocaba y yo no entraba jamás; estaba fastidiosa parada, sentada peor, el micrófono lejos, cerca, demasiado cerca; el bombo me lastimaba los pies.
Por qué estoy haciendo esto? me preguntaba;  “tienen que disfrutar” decía Gabi, mi profe; cuándo, ahora? me preguntaba yo.
Pasaron algunas interminables horas;  todos ya listos, vestidos y maquillados detrás de aquel telón negro, tan negro como una noche tormentosa.
Llegó mi turno, quinta. Jamás miré la sala, tampoco saludé, ni sonreí siquiera. Sentada, una luz me daba en la cara, de paso iluminaba mi papel con la letra borroneado y con dobleces, “sólo es un recuerda memoria” me dije, pero clavé mi mirada en él como si allí estuvieran todas las respuestas del universo. Unos acordes del piano y comencé a cantar, eso creo, pero no lo recuerdo, al cabo de unos minutos el piano se silenció, me levanté, caminé poquitos pasos y volví a ocultarme detrás de aquel manto negro.
A partir de aquel instante, todo se confundió aún más… había cantado? si así fue, cómo lo había hecho?  nunca lo supe.
Continuó mi padecimiento por muchísimo tiempo más, hasta mi segunda entrada predestinada y nuevamente quinta. Sentía mi piel fría, sin embargo estaba muerta de calor. Tenía sed. Me demoré acomodándome  la silla, el bombo, los micrófonos, la letra… el negro pelo de Gabriela me rozó la cara, fue como una suave caricia, a lo lejos escuché  la voz de Sebastián “vamos?” y mi bombo comenzó a sonar y con él el piano y a los pocos compases mi voz.

Pero yo no estaba allí, había mucha agua a mi alrededor, celeste clara y limpia, era una gran piscina, yo buceaba desnuda, veía grandes burbujas saliendo de mi boca mientras cantaba, allí bajo toneladas de agua, sonidos ahogados que cosquilleaban en mi nariz y en mis ojos, seguí dando fuertes brazadas, cada vez más cerca de ese fondo pintado de celeste con líneas blancas, llegando al otro extremo, saqué la cabeza y escuché unos plaf plaf plausos, todos los sonidos habían sido tragados por el agua, un eoaauu uouu resonaba en mis oídos; lo miré a Seba, hizo un gesto de aprobación con su cabeza, y yo obedientemente me levanté de la silla y di unos pocos pasos hacia mi oscuro manto.
Terminó la jornada, intensa, alegre, con el placer de la tarea cumplida. Hubo fotos, felicitaciones y abrazos, nos fuimos de la mano de nuestros amigos. Al rato, pizza en mano, volví a escuchar con claridad. 

                                                 Temperley, 1° de Diciembre de 2012
 
 

martes, 14 de agosto de 2012

la monstruita sigue creciendo!!


hoy cumple 1 año!!!!

viernes, 6 de julio de 2012

La repostera



Ella abandonó los estudios para dedicarse a su pasión,


la repostería.


Inventó increíbles recetas, tentaciones de los reyes…


frutas caramelizadas con sabrosas especias, chocolates amargos con


hierbas, galletas de aromas intensos…


cocinó para él con denodado ahínco.


Pero él insistió, quiso pagar sus galletas,


y arruinó el festín.

sábado, 28 de abril de 2012

A DIARIO

Tantas veces lo leí,
al costo de desestimar la tragedia,
"miles de niños mueren de hambre a diario...".
Un niño murió hoy
sin haber hecho nunca el amor.
cRÓNicaS viAjeRAs

al sur del sur 


viernes feriado de tarde

varada en caleta olivia!!

tienen idea dnd queda? sé q algunos no

como bien dice drexler: al sur del sur

esperando alguna conexión de bus a puerto deseado

ya ni deseos me quedan

así fue este viaje patagónico.. agónico

de esperas des-conexiones feriados

vientos q t derrocan x K.O.

fresca la noche! eso sí ... millones de estrellas

si la vista no se t nubló del frío!

en fin, no hay turistas

yo tampoco lo soy a estas alturas



pueblo patagónico éste - caleta - de buques petroleros y pesqueras
un inmenso monumento al trabajador petrolero q domina la principal
y casi única calle de asfalto
banderas de la patria x doquier y grafittis en honor al finadito ex



habrá fotos de este confín

y anécdotas q ya ando escribiendo

de formoseños espantados por la inmensidad de la nada en la que no hay verdes humedales ni mosquitos

de parroqueanos a la espera de un cambio de motor que no llega

de extranjeros locos excitados de aventura

de una porteña abocada en la mesiánica tarea de esquivar el frío para no sufrir por su raynaud

que a esta altura sabe que es una enfermedad del corazón

del que late por amor

no aquel al que se opera



los voy dejando ya
no sea cosa que pierda el único bus que pasa por este pago
abrigos dsd santa cruz

miércoles, 22 de febrero de 2012

pepita



a mediados de octubre 
llegó a casa luego de que la abandonaran una noche en la calle dentro de una mochila cerrada ...
hoy ya tiene 6 meses, es brava la cachorra,
larga es la lista de lo que masticó!
pero es una dulcesita :)

  


viernes, 17 de febrero de 2012

martes, 24 de enero de 2012

ecuador

quito y alrededores














identidad y pluralidad cultural
galápagos




















exotismo  magia  animales cuasi extintos  paisajes fantásticos  ficción a puro sol a puro mar  último paraíso

lunes, 19 de diciembre de 2011


Hombre de ojos azules
hombre sagrado
el azul de tu ojos
contienen los secretos de cielos y mares,
me enamoré de ti, de ellos.
Hombre de ojos azules
hombre sagrado.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

El cielo que no vemos

Hace tiempo una niña me preguntó:
Marcela, el cielo que no vemos es el mismo cuando lo miramos?
No supe responderle.

jueves, 25 de agosto de 2011


Un hasta mañana

Cinco días para sentirse triste, y cinco más o diez… no equilibran quince largos años de alegrías, compañía y felicidad genuina.
Los animales tienen el don de amar incondicionalmente, sin ataduras de ningún tipo, sólo aman sin pedir nada a cambio, así como juegan sin esperar resultados, a igual que los niños. Nosotros los humanos adultos, en cambio, necesitamos rótulos, roles y finalidades, por eso digo que el Chinito fue mi hermano, mi compañero, mi hijo, mi amigo, a veces uno de éllos y otras fue varios a la vez, pero él no supo de estas cuestiones sólo me quiso con todo su amor ingenuo y generoso.
Me acompañó en situaciones muy difíciles del mejor modo, estando allí junto a mí. También yo supe ser su compañera fiel.
Pienso en cuál es el sentido de la muerte y me surge así el sentido de la vida, tan cierto que no hay uno sin otro. Su partida me ayuda a recordar que nada es estanco, que todo, todo está en movimiento siempre, así crecemos, así nos nutrimos.
Ya lo dijo Próspero: “Estamos hechos de la misma materia que los sueños”.
Es pronto para que el Chinito sea recuerdo, aún es presencia, y sueños. Hay un huequito tibio en el sillón, huellas de patas en la pared y la pelota mordida en el jardín. Estoy transformando mi llanto incontrolable en una tenue sonrisa, al pensarlo lo veo y lo siento junto a mí.
Imaginarnos inmateriales nos resulta casi inconcebible, sin embargo somos energía pura y la materia es apenas un modo de organización de esa energía, pero no aprendimos aún a sentir sin ver, sin tocar.
Sólo quiero sentir sintiendo… que él está aquí conmigo ahora.
Así es.
Hasta mañana amigo, me voy a dormir que es tarde.

jueves, 11 de agosto de 2011

sábado, 4 de junio de 2011

antología 2011

comentario de contratapa

trabajar con esta editorial es muy grato, te respetan como escritor y te tratan muy bien
siempre quedo contenta
búsquenla en las librerías, ojalá que les guste!


sábado, 2 de abril de 2011

29 años

por una treta del destino o de dios, vaya uno a saber, nací mujer
sólo eso me evitó estar allí

un nuevo homenaje hoy






Ansiedad de tenerte en mis brazos.

Los otros días, una semana atrás, vi sus manos, sí sus manos, apoyadas sobre el mostrador de la panadería de la vuelta de casa, mirá vos qué cerquita.
Fueron apenas unos minutos, pidió pan y unas facturas, pagó y se fue.
Nunca lo había visto antes… pero esas manos, qué duda cabe? son las de su padre y las del mío, inconfundibles con esos dedos largos y delgados de nudillos redonditos, uñas chatas algo rústicas, sin embargo son manos de artista, que revelan precisión y esmero, cariños y caricias.
Son tus manos m’hijo. Soy tu abuela querido … y te sigo buscando.


miércoles, 2 de febrero de 2011

Qué sabe ud. de arte?

A la típica pregunta de encuesta, ella respondió sin dudar:
- “Mujer en el balcón” de Picasso. Sí, es el cuadro que más me gusta , expresa la dualidad propia del tiempo y el espacio, no sólo en sus formas con ese rostro en simultáneo de frente y perfil, sino que muestra el instante eterno en que la mujer espera apoyada en el balcón a que llegue su querido. Expectativa y desasosiego a la vez. Instante que perdura en tanto ella esté asomada allí, sea que él llegue como que no, en la alegría del encuentro y en la pesadumbre de la ausencia. Ella con su rostro blanco como luna llena, lo ve llegar. Cuando él no aparece, se torna oscuro y escurridizo mostrando su perfil.
Sí, es el cuadro que más me gusta, expresa la dualidad de una mujer en el balcón.



          Mujer en el balcón - Pablo Picasso 1937




Una noche fría

Salí de la cocina con un mate recién preparado entre las manos y fui a sentarme frente a la ventana, la cálida luz de octubre tiñe los contornos de rosa y el cielo se vuelve turquesa, sobre el horizonte aún brillan destellos de un sol que en breve comenzará a iluminar a otros muy lejos de aquí.

Eduardo sonríe y me pide un mate, su sonrisa, a igual que su remera blanca, espejan los rosas. Observo su perfil detenidamente y en silencio, es tan varonil pienso, pero no se lo digo, sólo sigo mirándolo. Sus ojos oscuros miran lejos a través de la ventana, no hay melancolía en ellos, por el contrario, trasmiten certezas, convicción de estar en el lugar preciso con la persona indicada. Llevo mi mirada hasta sus labios carnosos, levemente humedecidos que vuelven a sonreírme mientras me devuelve el mate, ahora es mi turno y por un instante dejo de mirarlo, cierro mis ojos y sigo recorriendo su rostro, el cabello al ras que desnuda las venas en las sienes, verdosas y enérgicas surcando su piel, dotándolo de una vitalidad increíble, bajo por ellas hasta su cuello musculoso y me detengo, me hago un ovillito pequeño y me quedo acunada en el hueco que forma su clavícula, se está tan bien allí…
Abrí los ojos, sus brazos me rodearon delicadamente como si yo fuera frágil y en un instante mágico comenzamos a acariciarnos, nuestras manos ansiosas se entrecruzaron sin estorbarse dibujando una coreografía perfecta, acelerándose sin perder el ritmo. Desnudos ya, nuestros cuerpos se aceptaron y rechazaron en un juego perverso y sensual a la vez, entre risas y susurros me penetró, quedé poseída de placer casi inmóvil bajo su cuerpo, su sexo estallaba … con fuerza inaudita grité… grité…

… y el infinito placer se fundió con el espanto…

Una sombra en la puerta nos observaba silenciosa, acechante.

La luz del atardecer me permitió verla, cuanto más se nos acercaba más temor me producía. Una bella mujer desnuda, de piernas muy largas, caminaba hacia nosotros segura de sí. Desorbitada vi cómo se deslizó entre ambos, separando nuestros cuerpos y ocupando mi lugar ante la complacencia de mi hombre, que parecía no darse cuenta del cambio, besó sus senos, lamió su cuerpo, élla gemía y él cada vez más excitado seguía saboreándola. Quedé allí inmóvil contemplando una pesadilla sin fin, los amantes no notaron mi presencia y siguieron gozando locamente, gimiendo, gritando. Sus cuerpos brillantes de sudor opacaron el mío, que frío por el horror se encogió en un rincón lejano del cuarto.
Cuando el silencio y la oscuridad dominaron a mi alrededor, cerré los ojos y me dormí.